sábado, 30 de mayo de 2009

Sàbado

Sì lo sè,
sabemos de que se trata,
de un barco en alta mar
de un corazòn en amarres
esperando marea en orillas
desconocidas, pero, amadas,

lo sè, lo sè.

Nos busquemos culpables
busca libertad,
de vivir, morir,
pero, la parsimonia
es odiosa,
la vida pasa, va pasando,
el tranvìa no espera,
dame tu vida, te doy la mìa
extiende un poco màs
el sabor de tus besos.

Remuevo mi sombrero
al verte pasar.

1 comentarios:

Blogger Marina Centeno ha dicho...

Esos viajes largos en vía angosta, esos viajes amplios en inmensidades de agua.... y tú a la orilla atisbando sensaciones, colocando al corazón en la penumbra de espera...o ausencia.

¡Ay, Príncipe! El Poeta de las sensaciones oscuras. Con ese estilo Bassiano que se impregna a mí como rocío...como rocío. Y te sufro y me dueles, y te miro y te pierdo, y te toco y te diluyes...te diluyes.

Suavemente suave.

No eres tú, soy yo y mi fatalismo.


Saludos.

30 de mayo de 2009, 13:49  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal