lunes, 31 de agosto de 2009

Nocturna soledad

Sabìa, sabìa,

lo que la noche sabia
murmuraba en mi lecho
al tenerte suspendida
como estrella
que por fugaz marchaba
como lejana extrañaba,

no hay lienzo
donde pintar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal