jueves, 17 de diciembre de 2009

Autorretrato en farsa

Soplaste mis dientes hasta mi garganta, fue oleaje putrefacto,saliò del viento llegando donde las pautas siguen haciendo comas, el desgarre fue mayor, estatuas cobraron vida entre las pieles que algunas noches fueron una, mas una, mas una fueron.

La frente suda con mejillas que hierven de madrugada al voltear mi cuerpo indeciso sin mirar una silueta marcada de un cuerpo endeble que sangraba por la vagina al recibir un falo hermoso, tan redondo como las letras de un poeta que fallece como la mosca,cucaracha,termita.

Fue la carta mala, el verso caìdo, la luna vieja, el marcapasos que perdiò su dueño, fue todo aquello que destruyò un sueño erratico, pero sueño al fin.

Ah la tristeza caustica, cadenciosa que camina, ah el dolor, el dolor, el dolor, cabròn por ser dolor,
cabròn por volver ciego al amor, para revivirlo, enterrarlo, orinar su tumba con rosas rojas, pero sin girasoles.

Querida mia, la querida aquella, aquella querida, mi querida:

Nuevamente, la màs nueva noticia es que falleciò el poeta algunos dias, lo matò la felicidad, los besos alegres, orgamos rojos largos como un rio que nace de un arroyo, como el mar que nace del lago, como yo, el imbecil, màs imbecil;

Te cuento querida màs te cuento, que el poeta reviviò, si reviviò, fue la tristeza, melancolìa, algun dolor extremo que diò fuerza al escrito libre, a la mortuoria de inspiracion ;relato de la sequedad de muertes continuas.

Miro el retrete.

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

No la que das, la flor que tú eres quiero...(*)

No la que das, la flor que tú eres quiero.
Por qué me niegas lo que no te pido.
Tiempo habrá de que niegues
después de que hayas dado.
flor, ¡séme flor! Si te cogiese avara
mano de infausta esfinge, tú perenne
sombra errarás absurda
tras lo que nunca diste.

Fernand Pesoa

18 de diciembre de 2009, 20:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Tengo tanto sentimiento...

Tengo tanto sentimiento
que es frecuente persuadirme
de que soy sentimental,
mas reconozco, al medirme,
que todo esto es pensamiento
que yo no sentí al final.

Tenemos, quienes vivimos,
una vida que es vivida
y otra vida que es pensada,
y la única en que existimos
es la que está dividida
entre la cierta y la errada.

Mas a cuál de verdadera
o errada el nombre conviene
nadie lo sabrá explicar;
y vivimos de manera
que la vida que uno tiene
es la que él se ha de pensar.

Fernando Pesoa..... para ti

18 de diciembre de 2009, 20:37  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal