domingo, 9 de diciembre de 2007

Su merced

¿Sorpresa su merced?

De que venga de tan lejos
quizás, con tan poco cosa,
para sus ojos oscuros,
a su alquimia de verso hecho.

Quiero que mire,
no se vaya a ensuciar
sus manos de jade,
ni su vestido de lino egipcio,
digno de su porte.

Su silueta
no deja dormir
a los angeles,
que son mas santos
que el santo mismo.

Aquí le he traido
una flor,
pero,

no es una flor cualquiera
ni son pétalos de color,
ella ha nacido en el río
contra corriente.
Ha sobrevivido,
la he cuidado para Ud.,
en mis días de trabajo,
en mis noches de sueño.

Soy atrevido,
algo sinverguenza
por venir de tan lejos
con tan pequeño presente.

Ella ha venido,
con el río, para
que la vea más grande
y la quiera más
como una huella inspiradora
de magia inventada.

Benevolente Ud.,
no haberme despedido,
con un punta pies.
Dama de compromiso,
yo un vagabundo cualquiera.


Me regresaré sin ella
cuídele bien.
Le enseñé algunas poesías de amor,
para usted dama de abolengo,
que ríe con el amanecer.


¿Sorpresa su merced
?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal