sábado, 23 de agosto de 2008

Corcel

Cabalgo un corcel negro,
azul empedrado
pasamos por el campo
sin ser santo,
cabalgo llanuras
estupendas,
verdes,
hechas de espuma blanca
blanca perla,
perla blanca,
como mar eclipsado
que choca la roca.
Cabalgo corcel
embriagado de campo,
se destrozan los cascos naranja
nacen como raìces del viento,
vuelven a nacer, crecen,
vuelan, vuelan
hacia la luna de dìa,
llamada corazòn
pariendo un accidente
llamado amor.

Sigue.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal