martes, 14 de octubre de 2008

Solo yo

Las tardes han estado lluviosas,
He mirado la Vía España.

Un viento danza alrededor
De mis cortinas casi quemadas
Por el sol,
Un ritmo en cadencia
Gris azulado
Acerca sus colores
A mis paredes,
La tarde se puso
Algo amable,
Pensando que eras tu.

Lejos escucho un piano
Que silba,
“Claro de Luna”
busco el sonido
cae tu nombre
en mis venas,
pensativo,
recorro el cielo
esta vacío.


En silencio
Estrujo mis manos.

Balbuceo preguntas,
Escarbo mi alma,
Sujeto mi Don
A los cristales,
Baño mi piedra favorita
En el mar.


Me quedo dormido,
rasgo una superficie
Se abre recuerdo,
Muero con él.

Que melancolía,
grata compañía
observando
Mi rostro envejecer
Con girasoles
Colgando
Del sol naciente
Al apagar la luz.

1 comentarios:

Blogger Marina Centeno ha dicho...

La situación geográfica con la que aborda el poema brinda al lector acercamiento, intimidad, complicidad con el autor. Le hace partícipe del entorno, de los sucesos, del diálogo interno que sacude y embelesa: "las tardes han estado lluviosas/ he mirado la Vía España".

Mi enhorabuena, saludos cordiales, Sr. Bassán.

Marina Centeno.

15 de octubre de 2008, 11:53  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal