jueves, 16 de abril de 2009

Tarde con Rosas y las Anas

Podrìa decirse, que la noche viene desde la tarde,
bajandose del tiempo, deteniendo en Marzo la fragancia imaginada,
la purpura espera, cuando apareces sin timos en tus labios rojos,
con tu cuerpo celeste,

Podrìa decirse lo que no fue, pero importa poco,
al verte llegar sin parabolas,
ni metàforas, asì de palabra simple como el viento que arrasa
sin tempestades.

Espero ansioso con alegre alegrìa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal