sábado, 30 de mayo de 2009

Sàbado en movimiento

Quiero verte,
no pido màs
de lo que puedas dar.

No temas,
levanta anclas
viento a favor
tiempo de partir,
el velero se llama tù,

bien sabes,
lo que debes hacer,
me pondrè en un rincòn
hablarè con el Quijote
mientras decidas amarte, ya no hay molino de viento,
ni fantasìa,
recuenta, recuenta,
salta, salta.

¿Te paso la cuerda?

Toma un caramelo de menta,
esos rojos, azules, blancos,
entretente, pero sè libre,
sì libre, pero solo para tì,
soy libre para mì,
solo asì podrè amarte,
sè libre para tì,
solo asì me podràs amar,
solo asì amaremos.

Ven caminemos por los jardines
no es necesario hablar.

Mira aquel gorriòn canta y es feliz.

Claro que te amo,
recorre mis labios
con tus dedos.

Pon tus ojos sobre los mios.

2 comentarios:

Blogger Marina Centeno ha dicho...

"Pon tus ojos sobre los míos"

Tus finales son mis inicios, Príncipe. Esos que me crean caminos diferentes y abren brechas amplias en mi mente.

¡Yo no sé! Tal vez se deba a mi fatalismo de sábado, pero, te percibo doble...triplemente triste... y la tristeza es una loba en monte que introduce colmillos y hace sangrar...sangrar...¡bah! no me hagas mucho caso.....

Saludos.

30 de mayo de 2009, 13:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

BELLISIMOS POEMAS , PEDIR MAS SERIA UN IMPOSIBLE, PERO...............

QUE PASA POETA QUE HAY TORMENTA EN TU GALLINERO ...TE SALUDO DESDE CARACAS

VENZUELA

30 de mayo de 2009, 13:48  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal