sábado, 25 de julio de 2009

Rosas para las Anas

Recuerdo haber recorrido
la forma de tu cuerpo
con mis manos espumosas
captando cada parte de tu piel
besando cada pecho,
acariciando pesones hinchados
de placer,
recuerdo haber pasado
al otro lado de la lìnea
dejando mi exicitaciòn sumisa
a tus deseos enloquecidos
de tenerme a tu antojo:
me dejè entero,
entero me besaste,
suspiramos gemidos,
hubo silencio
volteaste mi falo
hecho marfil
hiciste reinos de el.

Ven sè que eres real.
Nos amamos sin pretensiones
de buenos amantes,
imposible negar
tal armonìa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal