domingo, 9 de diciembre de 2007

Caja de Pandora

Se abrió la caja de Pandora. La inocencia se perdió con la virginidad. lL corriente fue invadida.
La noche se convirtió en madrugada, y tu respiras.


Llego de lejos con un lamento que no se entiende, que toma de la bota de vino el camino de arcilla. Las estrellas alumbran un desconocido que esconde un girasol, nacido quieto sin mancha.El que no puede manchar la tierra que inunda las raíces de los ojos de un Dios Maya, de un Dios pez, de un indio adorador del sol, adorador, de los verdes ojos, de los verdes tristes de mi soñar que de repente se vuelve canto, lamento, en la horas que duermen tus párpados.
Parpados que duermen imaginados por el cansancio que imagino mío, sin ser de mi.

Aquí estoy siempre con mi soledad sin compartir, que huele a monte, que huele a Diciembre siendo un Centauro erguido en la montaña, buscando su hembra entre la maleza, entre aquellos brillos de lagrimas donde la lengua se vuelve cometa percibiendo aroma salvaje y erótico.


Te miro despacio, sin antifaz, con el alma en vuelo, si así te miro. Y no sè quien eres, ni conozco tu caminar, trato de ir despacio, despacito, mas despacio. Me contengo. Vivo y respiro. Así, como la hojita que te mira, esa hojita verde que salta contigo.


Es tarde, no me atrevo a imaginar donde descansas tu piel, que perfume embotellas en tu cuerpo, que sudores comparten contigo, y si alguien te ama, como te amaría yo.
No me atrevo a más.


Vivo, respiro, cuelgo en mi cuerpo, sé mirar el cielo, las estrellas, el espacio, el infinito.


Me sentí vivo como el niño desde tu ventana, en aquel libro, Lagrima Escarlata, pero, a quién le importa.
La vista es ciega, los chakras duermen.


Ah poeta, poeta, maldito poeta. Poeta vagabundo de calles empedradas. Vagabundo que miras tu sombra de infante. Déjala a un lado. La metáfora se pierde, se pierde donde la sombra queda quieta. c
Cae el sombrero y la mujer libélula sigue igual en su techo, seguro con la estatua de sal.


¿Raro no?


Este escrito es para ti.
La vida es mágica, y mágico el sentimiento de estar vivo, someterse a la naturaleza.
Esa embrutecida naturaleza que despierta.


Cierro aquí. Apago la música de Miguel el Bicho, y Mari de chambao, ( gitanos).
Miro lejos...
Trato de dormir.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal