miércoles, 16 de abril de 2008

Escrito 11

Te cedí lugar.
No pregunté,
no respondiste.

La mirada fue trashumante.

El nicho fue vacío por amantes
que no muerden sabanas húmedas.

Te cedí más espacios;
la cuenta fue ausente
sin darte cuenta
de su libertad.

Sonrío de vez en cuando.

Apago candelas.


Dedo quemado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal