martes, 4 de marzo de 2008

Escrito 5

Si, sigo aquí,
pero no te busco.

Si, sigo aquí,
pero,
no te encuentro.

No sé que decirme.


Eras mis ojos.
Los tengo
y miro.

Cosa rara.

¿De nuevo
un milagro?

Recuperé la vista
una vez más.

Quién lo diría.

Miro mi cama,
la lámpara encendida
los cojines desordenados.


En el verde sofá
mis calcetines descansan.
El reloj despertador en guardia
me mira.


La toalla esta colgada.


Todo esta tranquilo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal