miércoles, 13 de agosto de 2008

amor, amor, amor,

Seguiré aquí, como cuando me miro en el espejo al despertarme, reconociendome rostro, mi cara caída, ojos que laten todavía.

Si tengo ese derecho de quedarme, querer ser intimista y que ustedes entren, pero sola la cabeza, el cuerpo lo dejan afuera.

Ya ven aquí el espacio es poco, y más poco lo hago yo, por egoísta, y celoso.
Ahora bueno, sigamos y demos un veredicto al famoso amor.

Amor, amor, amor, que más que amor, nos puede mover, hay más que nos mueve lo sabemos, que al final nos deja vacíos, perdiendo toda
clase de virginidad la que quizás pueda ser cosida de nuevo. Pero uf duele, duele darse cuenta, duele llegar al fondo, duele verse a uno mismo al final de un despeñadero, caído, moribundo, desarmado... ah y ponerse de pie, más duele ¿ pero lo intentamos?

Claro que sí, como dije hoy
a esta nueva amiga: quizás seas mi nuevo amor,


estamos vivos, actuemos como vivos.

El amor, siempre gana, digo yo,
"que poco lo conozco".

Así es. Claro.

Abro la puerta,
Adiós.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal