miércoles, 15 de octubre de 2008

Noche cualquiera

Soplaré alguna vela,
En algún restaurante solitario,
cantaré que vuelves a casa
Y estarás al llegar.

Cantaré tan alto
Que viajaré con mi canto
Hacia donde tu estés.

Donde duermes sin soñar.

Haré un collar de mares
De encuentros,

en nuestras orillas
Que esperan por nosotros
Para cubrir las huellas
Cuidadas por sirenas enamoradas
De nuestro amor.

Así, así cantaré de alto,
Que llegue mi voz
A un campanario viejo, solo,
Para hacerlo cantar conmigo.
Y así caminaremos junto a ti.


Señor, señor,
despierte,
ya estamos cerrados,

¿Le llamamos un taxi?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal