jueves, 25 de diciembre de 2008

Plegaria de un Hijo

Perdòname D-os
me arrodillo ante tì
levanto mis brazos
escrudiño mi alma
que es la tuya,
estiro mi cuerpo
de arcilla y carne
que saliò de tì.

Perdòname,
por haberme maltrado,
por haberme descuidado en los caminos.

Mi espiritu se abre,
al momento
que decidas tenerme.

Ya no tengo frìo,
la ilusiòn fracasò.

Gracias por mis padres,
por la madre de mis hijas,
por mis hijas,
por mis nietos,
gracias por los Bàlsamos
que de ti nacen,
que te pertenecen.

Desaparece mi carne,
en la eternidad que me custodia.

Te Amo Luz.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal