domingo, 15 de marzo de 2009

Domingo con Rosas y Anas en mi piel

Domingo;

Domingo eres, escucho a Chopin, me siento acalorado, dejarè mi cama sin arreglar, pensarè en ella junto contigo, la buscarè por donde imagino que pueda estar, escribirè sus besos en mi piel donde la lluvia moje mis labios, mojados de ella.

Domingo dia del alma, soledad compartida.

Rayos de sol entran por la ventana, las abrì necesito calor, mi alma se congela se vuelve hielo al no estar ella, tu, tu, sabes quien es, siempre te la menciono màs hoy que la melancolìa surge, surgiendo de tì, de mì, de sus ojos negros,de su sonrisa amable.

Ah Domingo quiero su aroma màs cada vez màs, ah mi Domingo suelta mi mano, dejame cometer locuras, tocar puertas, dar golpes, morder las paredes que me separan de mi amor, asì quiero hacer,
quizàs, hubiera, a lo mejor, tal vez, me entiendas, pero no aguanto mi estomago que hace de de pulmòn, se vira se inquita, lloro, lloro, mi voz llora.

Desde la ventana grito su nombre, grito, ella me escucha dentro de algunos barrotes, atrevido, malo, irrespuestoso, bandolero de caminos, me robarè su corazòn, no hay tiempo para permisos, ni excusas en el paladar muerto, siento, amo, quiero amar, quiero, quiero, quiero, todo, pero ya, ya, ya, ansiedad maldita corta mi pensamiento, borra sus labios de mi piel, hazme un cactus en el desierto, donde mi agua sea alimento para su alma sedienta, que gime al son de las ranas, cantando con mis girasoles buscando el sol.

Se tranca Chopin, me traga el piano, yo simplemente te extraño, como dije antes;

"Estoy al borde de Amarte"

Me voy inventarè una cita, comprarè algunas flores en el camino, inventarè algùn lugar donde imagino recogerte, me detendrè unos minutos esperando que llegues, te mirarè llegar con tus labios rojos, vestida de Blanco Lino, tu cabello suelto cafè, tus manos grandes, y sonreirè de manera timida al abrir la puerta del coche.

Te darè aromas, y lo mucho que te extraño al ver veleros en el mar, algunas gaviotas emprender vuelo, las notas de Chopin nos lleva como los vientos separados que existen en planicies donde solo el sentimiento tiene llave de entrada, pasadizos secretos donde encontrar labios de pareja con enamoramiento placentero.

Ven querida, vamos al campo, traje vino, aceitunas negras, alcaparras, quesos, pan negro, pan centeno con nueces, tahini con pita, pondremos mantel blanco, comeremos casi al atardecer mirando los ruiseñores llegar a su nido, sì ven, servirè para tì, no hagas nada por favor, solo acompañame asì tranquila, no hay apuro, no hay incovenientes, solo dame tu mano para besarla,te acariciarè el alma con la mìa, dejaremos la piel en los arboles para que descansen del mundo para que sean libres en el universo recorriendo los mares del infinito.

Sì asì, hay silencio, podemos verlo, puedo verte, amarte tambien, no tiembles niña mia hay colores, brillan por doquier son tuyos inventados para tì, mira el rojo, amarillo, verde, hay tantos, anda corre, corre buscalos, recorre el campo, no hagas ruido algunos duermen, otros adoran verte pasar, que dulce pasa el tiempo contigo.

A lo mejor te estoy amando, o invento amarte, no lo sè, dame de tus labios, asì descubrirè alguna gota de tu ser.


Es mi carta al quizàs.

con amor

Samuel


P.D. Besos


1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

S.B.M.

Despues de algún tiempo descubrirás.. que, la pasión pasa.... vesss? no hace demasiado tiempo de esa poesia apasionada....yy estos parentesis larguisimos.. silencios...de ahora... me dicen.. que el sentimiento acaba...ya no hay ojos negros NI pelo
café ...todo pasa.. mi querido SAMUEL.. POR AQUI EL AMOR PERDURA... HAY DIGNIDAD.. DE NO LLAMARTE...CORDIALES SALUDOS

8 de abril de 2009, 17:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal