viernes, 26 de junio de 2009

Un amor

Miro a través del cristal
está mojado, hay niebla,
se asoma un pétalo rosa
lo adorna el viento,

me golpea el péndulo
horas sin ti martillan la razón,
no escondas las manos querida mía,
la noche está calurosa
tengo frío,

no quiero soltar palabra,
tampoco camino,
quiero recoger besos dejados
en mi estancia
que de tu boca salieron,

ven quiero amarte,
más que besar tu piel,
besar el alma tuya quisiera,

mi cuerpo todo, se marca de ti,
desespero.

Cubreme de tì.

1 comentarios:

Blogger Marina Centeno ha dicho...

La estructura que ofreces en esta entrega, Príncipe, me hace pensar en una construcción firme y cimentada. Donde una voz modulada y suave se desliza en cada verso para acomodar un amor entre las páginas del tiempo.

Quiero aprovechar este espacio para hablar con el Poeta, con el amigo, con el hombre.
Hay cosas que debo decir y que callo cuando no debo callar:
Gracias Samuel Bassán porque eres parte importante en mi crecimiento como Poeta.
Gracias a ti conocí un mundo distinto en la poesía. Una manera diferente de expresar los sentimientos.
Tu fuerza, tu garra, tus ganas penetraron en mí.
Que no veo camino sin tu camino...(siempre regreso a ti, como el mar a la playa; como las nubes al cielo)
Si tengo palabra en mi palabra, es gracias a la tuya.
Si tengo fuerza es gracias a tu impulso.
Si tengo ansiedad, es gracias a tus ganas.
Gracias Príncipe, por existir, por respirar a la vía españa, por acomodar tus miedos desde tu ventana, por llevar sobre ti a Panamá.
Gracias Samuel Bassán por entregar el Amor de tu Madre en cada palabra. Porque la he hecho mía y la he sufrido....y la he extrañado cuando tú la extrañas.

Hay cosas que no digo, cuando debo decirlas. Hoy las digo: Te quiero, Príncipe, te quiero.

Marina Centeno.

28 de junio de 2009, 11:37  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal