jueves, 13 de agosto de 2009

Crecimiento

Bebiste oxìgeno
de mis besos
al tenerte entre tus piernas.
No vaciaste mi alma,
no era para tanto.
Vaciaste mi semen
como botìn alegre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal