miércoles, 2 de diciembre de 2009

Autorretrato de un imbecil

Si por favor entra, pasa no tengas pena sientate en mi sillón de cuero, hace tiempo que nadie me visita allí está Otelo, allá Desdemona pobre nunca dejó de ser salvaje recuerdo aquella noche donde mordió arañó tus manos y brazos, mirala todavía se esconde, Hades mira que grande está han pasado años creció y creció.

La noche esta cruda, me siento cansado, ánimos impares, sosobra en tiempo puntual, dejo de escribir y miro tu foto, aquella aquella, la otra aquella, allí la tengo donde sabes que la dejé,
no estás, no tengo nada, pero aquí, todo está estático, los alimentos (los pocos) se vencen, le salen moho, nada se mueve, ni siquiera tu recuerdo, esta mañana me cepille los dientes con aquella pasta que dejaste en mi lavamanos ah que pena más que pena, pero que pena sentí.

Los pies me duelen, la vista me arde, no por donde buscarte, ni por donde te perdiste,
no tengo ruta, mapas, brújula alguna, los remolinos vienen a buscarme me zambullo en ellos,
las vueltas que doy no me llevan a ti, estás en otro lecho, estás donde mis brazos se pierden,
nada haces, nada haces, sigo camino, camino sin rumbo, me tengo solo, solo entre cascabeles
que a destiempo cantan una canción, el bambino se marchó con el amor, saqué mi pañuelo viejo que en un tiempo era blanco, ahora amarillo suena con el viento que nos dice adiós.

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Querido poeta... lo que se fué y no vuelve es porque núnca estuvo, no sienta pena, disfrute de
lo que viene, dele el pasaporte al pasado . BUSQUE! alguien lo espera
con ansias.Bienvenido SAMUEL.

3 de diciembre de 2009, 3:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Estoy de acuedo con el comentario, lo que se fue y no vuelve nunca fue..., mas hay cosas que regresan a ti y no las vez, busqua y no tengas temor de ser rechazado, quizas seras mas que recibido!

3 de diciembre de 2009, 16:32  
Blogger amureen ha dicho...

me perdí en el sielncio de una noche estrellada, me esfumé en el suspiro que arrebata la luna llena de un octubre común, más la brisa de la fresca marea me ha traido de nuevo cerca de ti....
estoy aunque no me sientas pues tu tristeza ha anidado en tu alma impidiéndote olerme con tu nariz...
estoy tan cerca que podrías morderme con solo un poco sonreir...

3 de diciembre de 2009, 18:36  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal