jueves, 24 de diciembre de 2009

Autorretrato sin vigilia

Casi no entrè, pero entrando quise saber de tì, de alguna piel dejada en mi portal, piel olvidada en pedazos, mirè fuerte, fuerte seguì buscando un beso atornillado saliendo de tus labios ipnoticos, farsa la farsa dices, farsa la mala enveneno rocìo en mi alma sin redondèz del buen verso, sin la palabra recordada, no lo sè, tampoco lo sè, miro seco,miro como tuerto en ciego, como vista plena, màs el alma, mia alma, mia la mia, que màs que mia eres, cuando el ocaso fundiò mio ser, habiendo sido tuyo, tu mia.

Sangraste como el sol, sangraste rojo, Diciembre Rojo, el mes mio, el mes de la tortura del transfondo del mal querido, del mal beso, de mala muerte, esa cabrona muerte que no enseña dientes, que enseña dolor, que enseña lo que me diste: piedra de sal en mis labios, luna gris al ver lo pesado de una guillotina en mis partes.

La melancolìa, la melancolìa, no hay tabaco esta noche, tampoco cafè, no hay del nada cuando taladro a discreciòn un solo fallecimiento en honor a un sin sonido.

Mala, la mala, decapitaste un segundero.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal