viernes, 11 de junio de 2010

Estado de sitio, lluvia purpura

Pedí no mires mis ojos,
pedí mires mi sombra ...

despacio rogué
en austeras noches
desaparecieras,

ruego silente
como mimo:
rompió cristal

canto en viento,
canto en raíces
canto, canto, canto...
canto en piedra seca,
seca mi alma... dejas

esta noche hay carnaval
vierto mi sangre
en nubes
para que roja
sea lluvia piel.



Pues miraré,
si mirarè,
por un agujero imaginario
donde jalo la cuerda y rie el payaso.

Imagino tantas cosas muertas,
como la demencia vendiendo paletas de frutas :
la anciana buscando su primer beso,
aquel religioso entrando a un infierno impuesto.

Sí, imagino tantas cosas muertas
nacidas, vividas, fallecidas.

¿Quien da más por un año de vida?

¿Algun puño de monedas podrá comprar apenas un segundo en la eternidad?

¿Algun manual para morir correctamente?

¡Qué barbados y pendejos somos!

¡Vengan!

Escuchemos algun Claro de Luna
mientras tocan nuestra puerta, vengan.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal