miércoles, 30 de enero de 2008

Carajo

Juré no volver.
Despedí mis escritos,
la inspiración de mi tristeza.
Pensé, ya no volver. Pero volví.
Evitarlo no pude,
ni predecirlo.
Tampoco.

Me arrastra la pena,
me esculpe en piedra rota,
y aventaja mi alegría.
La poca que tuve
Esa poca que se disuelve...


Volví mas veces,
pensé que fuera la ultima.

Abro la oscura entrada,
la luz es tenue,
la cama a medio arreglar.
Los ganchos de ropa
dispersos,
... nadie espera.

Juré.
No volver,

no volver.
¡Qué pena... volver.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal