jueves, 23 de octubre de 2008

Angel

Marchitè mis labios,
bailè vacìo,
raìces amargas comì,
soportè,
esperè,
culpe,
calculè caìda.

Tomè impulso,
un angel
llamado Andros
detuvo craneo
en cemento.

El ojo aquel
se abriò.

Boconadas de aire.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal