viernes, 17 de octubre de 2008

Casi

Que puedo hacer
Ahora,
Con servilletas usadas,
Vasos vacíos,
Serpentinas regadas,
Aquellas toallas usadas,
Mesa sin tono
De fiesta.

Cigarros alrededor
De unas cuantas lagrimas
Escuchando tango
De lejos,
Lejos de casa,
Cuando abrías puertas
Sin cansacio,
Sentando tu cuerpo
Sobre mis piernas
Al reír,
Entre dos risas
Fuego sin chimenea.

¿Que hago ahora
con tanta basura
que no reciclarè?

1 comentarios:

Blogger Marina Centeno ha dicho...

Reguero de besos por la habitación, caricias disueltas sobre sabana descompuesta en la cama, resaca que deja el festín que se prolonga a fuerza de evitarlo, Poeta. Cuánto desperdicio existe en el dolor, arrojado en cada palabra que conforma el verso, camuflageado en la ironía y el sarcasmo que se te vierte en el lenguaje, Poeta.

Por otra parte me quedo con la forma del poema, me contagia la evocación a la que hace uso adecuado en el desarrollo del texto y esa interrogante al final me gusta para afirmar el desprecio por lo que fue y no será.

Limpieza interna a la que algunos deberíamos recurrir con frecuencia para no acumular tanta basura por dentro. ¿Reciclarla? ¡Carajo! El ser ahorrativo es una buena opción para la economía. Pero en cuetiones de amor, Poeta, en la inmensidad todo cabe, hasta lo recicable. ¡Sálvese quien pueda !(sonrío)

Muy del estilo del autor.

Excelente, me gustó.

Saludos cordiales, Sr. Bassán.

18 de octubre de 2008, 12:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal