viernes, 17 de octubre de 2008

Quizàs

Al fin
va madurando
el dolor,
tenues caìdas
caen, van cayendo,
mareos intereactuan
entre sì,
la demencia
hace su parte,
no sè
quien soy,
sin tì.

2 comentarios:

Blogger Bertha ha dicho...

que rico...
se rompe la amalgama y en su disociación el parto es evidente...
darse a luz aunque duela porque aunque el desgarre fracciona... la libertad... vale la pena.....

18 de octubre de 2008, 7:27  
Blogger Marina Centeno ha dicho...

Desde la perspectiva demencial a la que apunta el autor se compromete cada verso con el "yo", la suceción de imágenes somete al lector al vértigo de su dolor.

Y no es que se le considere abstraído en su locura pero, su ironía se plasma en la interrogante afirmativa que sentencia su final: "no sé quien soy sin ti"

Cabe la posibilidad de un encuentro entre el yo "interior" y el yo "demencial" más prefiero mantener en el aire a la duda sin conocer la certeza que lleva al autor al desconocimiento y a la dependencia.

Me corroe cierta duda en el final o es que ya me acostumbré a sus finales sarcásticos, Poeta. Pero de la costumbres conlleva la monotonía. Siga Ud. su camino, Poeta que yo seguiré en mis "dudas" o en el vértigo caí de bruces ¡carajo! (sonrío)

Enhorabuena Señor Bassán.

18 de octubre de 2008, 12:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal