martes, 17 de marzo de 2009

Dos de la madrugada, La intensidad me come, Cosecha de Rosas para las Anas

Quiero contar las rayas de tus manos,
colorear ojos de amor.

Hacer nacer nuevas flores para ti.

Vivir al piano,

al soneto imperfecto
A la rima perdida,
Que nada sea perfecto, ni parezca serlo.

Amarte hasta el final,
Cuando el caminar quiera volar por cansado,
Por haber sido amado al tenerte cerca
Con alguna luz encendida para ver el camino
Al baño, a la cocina, para no enredar mis pies.

Quiero tener la suavidad de tus manos
Una caricia que se pierde en mi piel
Rozando mi cuerpo.

Esperaba la luz de la bahía en soledad.

Cuando aparecía el viejo farol haciendo fuerzas
Para alumbrar calles oscuras
Al pasar mis pasos con mi corazón en estallido,

de manos, de manos, de manos.......

La calle angosta, letrero anunciaba:

“ se sacan muelas”

sáquenme el alma por más que duela, me tiro de rodillas
sangro sin sangre, amo a ciegas imaginado que llegas,
Que llegas, que llegas.

Que alguien cure la noche que sin maquillaje atormentando mi ser
Me hace extrañar un amor.

Abro la puerta, entro, recuesto mi cabeza en la almohada,
Dejo la lámpara apagada, apareces en una sombra, me hago ella.

Te amo,

sigo.

Te amo,
mas te amo.

Así ven, pero ya.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal