martes, 3 de marzo de 2009

Exorcismo de Amor

Regresan las canciones Mortuorias, mi casa sigue en la oscuridad, el eco de mi respiro estampa en las paredes susurros que no son tales, son fabulas que despiertan, sin gloria.

Prendo la luz de la cocina, prendo el hornito para calentar dos arepas con queso munster, la vìa España està mojada, la miro como siempre, pongo mis codos en la ventana, ya no pienso en ti,
nada pienso, solo miro, decido, se oyen las campanas de la Iglesia del Carmen, una musica absoluta para enterrar mi alma, cualquier vestigio de amor.

Te odio amor, hoy te odio, no sè quien eres, ni a que juegas, por tu culpa, me sangran, me golpean, me escupen la espalda, solo quiero que sepas que no creo en tì.

Me descalabro, me corto los ojos, mis tripas vendo, me abro el estomago y saltan mis intestinos.

Asi como has hecho que salte mi corazòn al darme en tu nombre.

2 comentarios:

Blogger Marina Centeno ha dicho...

La ubicación geográfica que me situa ante la vía España, la anchura de su calle embarrada de nostalgia que se te unta a los ojos. El instante en que sucede, el tiempo en que transcurre el poema me hace palpar el silencio y los segundos, me otorga espacio en la cocina y el olor del horno me aroma el cuerpo. ¡Ay Poeta! cuánto dolor te cabe en el pecho y te abarca la vida para delirarlo en la poesía.

Independientemente de la temática intimista que sucede y transcurre en la cotidianidad de una voz que determina y sentencia a la soledad y al desamor de una manera energica y contundente. Una voz poética que se eleva con peculiaridad y estilo, con claridad y sencillez bajo un estructura de versos de largo aliento.

Indudablemente su poema, Poeta, me conmueve y me sacude. Me hace temblar y me emociona.

Saludos.

3 de marzo de 2009, 20:28  
Blogger Marina Centeno ha dicho...

....y vuelvo de nuevo.... con la luz apagada y el temblor de la llama que parpadea en la semioscuridad. A este exorcismo que imanta a mis ojos y me hace intuir tu perversidad, Poeta. Esa perversidad que seduce y que provoca en donde irremediablemente se justifica la locura y la gravedad.

Y te intuyo paseándote con la serena paz que deja la honestidad de la poesía hecha bajo los terminos de la sinceridad.

Mi enhorabuena y saludo....

Volveré.

7 de marzo de 2009, 21:57  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal