domingo, 22 de marzo de 2009

Señor Domingo en espera de Rosas para las Anas

Mi querido Domingo,
estaremos colgados en el ropero
hay una llamada que colgarà
con nosotros,

amanecì con pereza
el sol arde la tarde.

Pensamiento en silencio
revive el ave fenix.

!Ah!

Dulzura de hembra,
humedad fragante
baño de piel,

labios, labios, labios.

¿Què màs existe
de amar,
siendo amado?

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

DOMINGO... SI QUERIDO POETA...EN SOLEDAD PARA TI... TERNURA DE HOMBRE...SI ..ASI...!AH!!!A.M.O.R. CON "A"MAyuscula... de ausencia????..... DURA Y PERDURA EN EL TIEMPO........HAY MAS.. HAY MAS

22 de marzo de 2009, 13:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Si mi querido poeta, eres una tela sin dobleces...

22 de marzo de 2009, 20:48  
Blogger Marina Centeno ha dicho...

Ese anecdotario de domingos que acompañan soledades y silencios, que decoran sílabas y voces. Y la piel de la hembra que se baña y que se endulza en tu mirada, Poeta.

Me agrada la interrogante con que finaliza el poema. ABre expectativas.

Saludos.

22 de marzo de 2009, 21:08  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal