viernes, 20 de marzo de 2009

Si, ven, Rosas y Anas se encuentran

Tengo trabada en mi garganta la espera,
doy las vueltas de una bestia desesperada
casi anoche, casi podrìa perderme.

No tardes, son horas parecidas a segundos
que dan vuelta al reloj que sin ser de arena
son el pendulo que golpea tiempo.

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

"tengo trabada en mi garganta una espera..."

Buen verso, felicitaciones

Dinosaurio

20 de marzo de 2009, 22:08  
Blogger Marina Centeno ha dicho...

El autor deja entrever las líneas trágicas de la deseperación y la angustia de la espera en versos que contienen un sucesión de imagenes que provocan y sugieren con la sutileza que caracteriza el ritmo y la sonoridad de un lenguaje transparente.

" reloj que sin ser de arena son el péndulo que golpea tiempo"

un latido marcando el tiempo y la espera que se cuelga del vaivén del péndulo....

Me gustó. Mucho me gustó.

Saludos.

22 de marzo de 2009, 21:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal