domingo, 31 de mayo de 2009

Camino

Ojos cafès,
manos suaves, grandes,
boca esplendida,
màs de un beso es robado,
màs de un momento hurtado,
estoy enloqueciendo a mi cordura al extrañarte
vocìfero como bestia errante,
en alguna estepa perdida.

1 comentarios:

Blogger Marina Centeno ha dicho...

Brevedad y contundencia, con esa acentuación del demente que en la inconciencia busca un hilo al que aferrarse...

¡Ay, Poeta, la soledad es una mujer voluptuosa y cínica!, que persigue tu huella y te deja el aroma de su sexo por todo tu piso, por tus paredes, por tus poemas....

Saludos y abrazos apretados, Príncipe.

1 de junio de 2009, 12:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal