sábado, 30 de enero de 2010

Del timbo sin tambo

De la linea fina de tus labios
hago caminos.
En la mirada tenue, en penumbras
hago de ti mujer.

Al oír tu gemido susurrar
sobre mi piel,
hago mimo de tus caprichos y
son mis confesiones,
cuando la oscuridad
de la noche cubre huesos.

Daría una castaña,
también juguete preferido,
por la mirada prohibida al
salir de tus orgasmos.
...........

... la luz, la luz,
mito irreverente,
que "desquebraja" médula
de almas auténticas.

Ahorca mi sangre desde campanas lejanas...
discrepancia y religión, absoluta farsa de salvación.
Aquí nadie salva, ni nadie muere.

Párate marchante en una punta de tierra,
sopla el viento por tus pulmones,
que mañana morirás
y el ultimo en enterarse,
¡seras !

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal