domingo, 9 de mayo de 2010

Sin mi

Te escondiste bajo la luna.
Se aflojo el alma en vuelo,
pero logré, logrando rozar tu alma,
con un simple toque donde la luz vuelve,
donde nace lo vivido, con temores injustos,
sin voltear la avenida de un silencio
que no gritaba,
porque la garganta era mía.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal