sábado, 18 de agosto de 2012

No hay sal....

Miro hacia adentro, por fuera miro,
suspende la noche su canción,
soy el parejo perfecto de tù oscuridad,
mis ojos se vuelven martillo al golpear la frente dormida
sin el tercer ojo ni el maíz que arde entre piedra tierra....sin más,

no seré tus dedos ni la palabra que te absuelva,
soy el barro que se formò de mis propias manos,
lágrima de llanto propio,
sombra de mi sombra.

Apago mis ojos, 
no hay tiempo,
perderé el Mesías, salvare mi alma de ti.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal