domingo, 9 de diciembre de 2007

Aborto

La tierra me aborta, me saca del entierro.
No creo en cruces, ni estrellas.
La tierra me escupe como mala hierba, como salado mal, no me quiere enterrar,
y me entierro, y me escondo entre las piedras, entre la maleza.

Me dibujo sin color, me arrastro como reptil. Escondo mi lengua.
Me encuentra abrigo, lo quita, me desnuda...
Me saca del paso, esta tierra que agarra mi cabeza, la pone al sol.
Me da miedo.
Me devuelve al sol, lo agarro, estrangulo; lucho por regresar, no puedo...
La luz me hace daño, gira, gira, no sé que hacer.
Vuelvo a cavar un hueco y me zambullo.
La tierra se aparta.

Ahora es nube.

II
Estoy volando.
Quiero caer, me estiro hacia el firmamento. No llego.
Me acuesto no hay estrellas. Los luceros se esconden, pasa algo.
Tengo los ojos en mis manos, la nariz se olvida que es olfato. Algo sale de mi, le sigo, me pierde, le sigo, me pierde, y me canso.

Entro a un lugar donde veo una chispa... tiene mi letra.
Letra que nació conmigo.
Miro de cerca, veo una frente que tiene rayas, tiene historia, tiene un sentir, un camino que habla, recuerda, nace, canta, baila, llora, se pierde...
Corro estando quieto, miro por mis manos siendo ciego y miro por el alma...


Quiero quedarme en las nubes, la tierra me mira, guiña un ojo, me llama, la ignoro.
Miro un hueco que silba una canción. La reconozco, me hipnotiza, pero no canto.
La tierra me quiere de vuelta, la ignoro, le pido perdón.

Me jala, me entierra.
Pierdo la respiración miro perlas, y siento que despierto.
Levanto una madera, salgo, sigo respirando.

Soy como ella, como el viento.

Soy como yo, soplo, un cacho vivo, cantamos.

Un centauro se asoma, toca el bandolín, yo la flauta.
Cerramos el hueco, buscamos vino sin decir adiós.

Nos quedamos, entre el nacimiento, el cielo, la tierra.

Pedimos permiso para quedarnos, lo niegan.
Huimos...


y estamos huyendo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal