miércoles, 30 de enero de 2008

Carajo 2

Caminé, caminé, caminé.
Miré,
miré...
Respiré aromas
dejé fronteras,
clavé los sueños.
Vertí lagrimas frescas.
Cuidé plantas.
Tuve mascotas.
Viajé.

Al lado de una luna
te lloré,
aferrandome a razones
para amarte.

Disculpé mi amor,
por mancillarlo.

Pero, eras ciega.

Te presté mis ojos,
miraste mi ceguera
colgada de mi corazón.


Mi abismo respiraste.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal