domingo, 22 de marzo de 2009

Rosas cuidan a las Anas

He visto luciernagas blancas
nacer de tus ojos,

no son lagrimas
porque tienen alas,
vuelo,

es salvaciòn
de alma rebelde,
tiene llanto,ritmo,
baile en libertad.

Abre tus brazos
sè como los papalotes
en el cielo,
vuela mi niña,
vuela,

acompañate,
en tù despegue de mujer.

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Mi querido poeta, te siento contento...tus palabras vuelan como las lagrimas de Rosa, o Ana?

23 de marzo de 2009, 11:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal