miércoles, 11 de agosto de 2010

Posible candelabro amatista en labios rojos

Se acabaron las palabras de papel y los dibujos animados. He lanzado al cesto algunos nombres sin acento, para que el hermano viento las lleve donde el mar se hace piedra, el escultor talle en ellas lo que nunca podrá leerse.

Adivino adivinanzas entre ojos que opacos hacen brillar los mios.

Se va, se va donde nacen los caracoles rojos divagando sin rumbo las miradas.

Cuadros abstractos son calcados en mi piel, cuando tú mi amor, dejas posar tu lengua
donde nace el talento de un buen amor, al adentrarme en pasadizos y entregas prohibidas ...
sonido en gemido en cadencia perpetua.

Hoy es hoy en una tarde que va despertando la noche con la humildad del canto creativo,
sin mancha de color.

Dame.... dame.....

así.... así....

silencio.


2 comentarios:

Blogger Marina Centeno ha dicho...

De nuevo la haces de adivino, Maestro, premeditando al verso como un cómplice que dispara por ti. De nuevo ese talento que te gruñe entre los dedos para arrancarte en pedazos el corazón. Digo yo, esta posibilidad es un acierto, es una tenue luz en donde se encierran los rojos....tu ojos.

Saludos, querido.
Marina Centeno.

11 de agosto de 2010, 20:26  
Anonymous Anónimo ha dicho...

S.B.M.
es un placer volver a leerlo en este su espacio poético. me deleita .. me place....me embeleza cada palabra suya puesta en prosa..yy hay silencios que truenan.. Ud lo sabe querido poeta
SE LO QUIERE DESDE EL ALMA... gracias por compartir....DESDE-PY-SALUDOS

12 de agosto de 2010, 19:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal