jueves, 6 de enero de 2011

Principio y fin rojo

Lame centauro, piedras lisas,
piedras mojadas,
mojadas de sangre,

lamento sin asientos usados con forma de comodidad,

entra el alma por salir incrédula por leer vientos carnavalescos con cripta entre engaño sin perdida de dignidad de guerrero, guerrero nefasto fuerte cual enojo reta a dioses y tempestades con solo una lágrima caída del poco tiempo quedado,

baja por su lomo encorvado grandes batallas libradas,
dejadas en caminos la gloria silenciosa percibiendola chacales de la noche al mostrar colmillos serenos de un compañero sobreviviente como aquel lobo hermano donde el palo y la colmena derretian sus sueños de niño para convertir venganza irremediable himno a la desdicha de un mal nacido.

Quiero morder mi lengua, escupirla, marcar maderas, enterrar semillas entre la oscuridad: Sombras sin calculos de luz.

Levanto mi puño, reviento pulmón por aullidos silenciosos.

A esta hora del día se esconde el sol.

No hay monedas flojas, hay barrigas llenas de sudor.


Esta noche se abre subasta "Almas engañadas".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal