viernes, 8 de octubre de 2010

Prisión no me dejes ir

No habían espigas en el viento, ni mensajes ocultos para descifrar colores de aquel pañuelo que desfiguró alma sin perfumes en celebración. Cada día se hace tarde acortando caminos...
para seguir soñando en ti.
La inteligencia matutina expira a la hora de dormir cuando mi cuerpo da las vueltas correspondientes de un cansancio natural. Hay pisadas lentas al no poder conciliar descansos necesarios; ahora el precio es inevitable porque el péndulo se vuelve sombra sin desaparecer a pleno sol. Sol, sol, que no deja,que no deja y no deja de dejar marcas marcadas por un tiempo que quizás flagele un existir que nunca dejará de ser.

Prisión esta noche no me dejes ir, que tengo miedo. Cierra tus barrotes donde apenas entre un rayo de luz.

Cierra, pero cierra barrotes......tengo miedo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal