viernes, 4 de febrero de 2011

A pie sin dedos rotos

Trenzas de mar, nebulosa clara,
respiro incesante, blancura esclarece sendero,
negro testigo de metamorfosis lleva nombre,
no hay tanto que balbucear,
horizonte más cerca,
alguna vista abstracta reconocida,
hay sonrisas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal