sábado, 3 de septiembre de 2011

Madera, tierra y cuero

Se acaban resacas; caminos.

Penumbras quedan inertes,
no hay temores,porque el temor yo soy,
la vista ya no es vista, se vuelve ceguera con palabras simples, con acertijos no descubiertos,
no hay quien tenga el camino ni el que pruebe vida eterna en guías glorificadas por alguna moneda brillosa o promesa caída de ignorancia que no se rescata.

Miro al vacío ;no existe, dicen que somos sueños en realidades,
contemplación del mundo sin la manzana fuera posible pero normal sin el sabor de la manzana.


Mis cabellos blancos son míos, tengo derecho a la redundancia cuando lo añejo está.

La alegría mágica experiencia orgasmo del alma.

No hay balanza ni critico,
al ser la sonrisa flotante escudo de girasoles.

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

S.B.M.BELLAS POESIAS.. GRACIAS POR COMPARTIR....CORDIALES SALUDOS POETA!

12 de octubre de 2011, 21:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal