miércoles, 18 de diciembre de 2013

Sinfonía de un claustro demente

Estaba mirando las gaviotas sobre la orilla del mar, el agua estaba roja y habían dragones, el fuego giraba, gaviotas danzaban alrededor, nuevamente el sol era verde, el cielo seguía azul, habían flores por doquier, habían tiempos encontrados,
una pausa llega al pensamiento trata de ser lógica, el atardecer llega de repente
caminantes de la noche aparecían no era poesía ni carnaval tenia semejanza al recorrido de una verdad antes de la muerte.

El polvo levantaba el camino, sombreros resistían alguna confusión en cada paso, en cada movimiento, nadie resaltaba nadie era más que el otro, el nivel era compartido,
se buscaba horizonte.

Pasan por un pueblo colgaban los letreros ofreciendo mejor vida a un precio barato,
la barbería estaba abriendo sus puertas, la panadería con sus panes frescos brindaban alivio al ambiente, la funeraria estaba de luto no habían muertos por  enterrar.

La demencia exacta levantaba la mano, promulgando el paraíso:

"Aquí estamos los que estamos, los que sentimos, los que añoramos,
los que mueren a diario para seguir naciendo, escudriñando libros de humanos
esos aquellos falsos profetas que nada llevan ni nada traen pero, hay un pozo que lleva agua, trae agua, calma la sed, da esperanza entre meditaciones de siglos practicadas".

Ven dulce ruiseñor canta alguna canción de madrugada antes que me vuelve sordo, antes que mi luz sea la estrella a seguir.......porque quiero suspenderme, reconocerme al final donde es comienzo el amor que nos trae tu canción.

Se abre la puerta, entra la enfermera se escucha un ruido en el cuarto de hospital, algo se deja caer, pierde peso, expira, alucinan todos un cuerpo flota, ya todo pasó.

Hay niños jugando en la estancia el jardín esta floreciendo las campanas vibran dando la hora esa hora tan esperada para comer algodones de feria y recorrer campos de girasoles, ven amor, ven, dame la mano caminemos estoy mejor, me siento mejor, ya sabes quien eres, quien soy, ahora déjame llorar, quiero llorar, solo que llorar de alegría cuando tu no estas en mi alma......Bromeo, bromeo no llores ahora que tu me das la vida y la muerte feliz, ahora empaco para irnos a un viaje difícil pero fantástico.

¿ No lo crees?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal