lunes, 14 de septiembre de 2009

Plegarias y serpentinas

Esta noche es la perfecta para la imperfeccion de contar un cuento real,
es de mì;

Como muñeco errante, como ladròn de flores, con la impaciencia de amar,
ser amado, odiado, pero ser algo, no tengo pies veloces, ni mente ràpida,
nacì imperfecto con los sentidos sin desarrollo.

Ahora el tiempo ha pasado, me acerco poco a poco, al verdadero salto a un infinito
que nadie conoce, al menos nadie probò algo, a menos que sea una cerveza y hable
pendejadas del màs alla, de saber tanta cosa, que al final no sirve saber sino experimentar.

Me siento cansado, tengo algunas cachetadas en mi alma.

Es un cuento corto, donde la amplitud del tema es teñido de demencia añeja.

Despego por momentos, tengo golpes en mi ser que me recuerdan que estoy vivo,
que soy pequeño ante la magestuosidad del universo, soy creaciòn del creador,
cualquiera que sea, pero , lo soy.

Empiezan mis oìdos a zumbar, el silencio genera sabidurìa si lo escuchas
como el pasar del rìo.

Ahora he muerto un poco màs.

Buscarè mi sombreto blanco.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal