miércoles, 8 de febrero de 2012

Clase de historia en papel de arroz

Regresan los caballos negros, en negro regresan los caballos,
la espuma es lluvia, regresan los cabellos negros,
mis manos se agrietan recogiendo piedras en el camino,
me acuesto sobre  mis espaldas en piedras filudas,miro la noche nuevamente como el día,
regresan los caballos negros por el campanario de un viejo pueblo,de un beso malo,
de un camino sin encontrar.


Nuevamente regreso,nuevamente miro al espejo,miro lo que soy, miro lo que doy.


Me tumbo.


Quiero mirar las notas de tu canción cuando se acabe la ruta con el fin que principia, en cuerpo viejo,
en herida buena en mis uñas carcomidas como el filo que pierde filo.


Abro mis brazos se quedan abiertos, hay espacio, cavidad, entrecejo.


La soledad es continua, la soledad continùa,                                                                                                                                 solamente solo, solo en solo, soledad acompañada,                                
violín que navega en polvo cuando la canción vieja deja de serlo para morir.




Se oyen campanadas,regreso a la Vía España, testigo de mis pesares, testigo de mis andares,
de mis cálculos suicidas.


Ahora está la noche, y es esta la noche, en que mi tercer ojo no dice nada, por ser fàbula, historia falsa, no hay salvación ni pecado,ahora pues ahora decido: Que todo es inventado.


Clausuro el teatro, despido la comedia, despido mascaras,simplemente quedo en la silla junto al viejo reloj de pie que no da la hora, que no quiere darla, que no  me interesa que la dé.


Ven madre una vez más tu hijo esta loco, balbucea tu nombre,
Agita sus manos en el aire, apareces, y sonríe.........

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal