viernes, 14 de octubre de 2011

Dientes sin boca celeste

La tarde distraida miraba la luna,
fruncía pensamiento,

vuelos se desplomaban en plumas,

clavadas en tierra
nacían más de ellas, de esas,
aquellas plumas escritas con historias, de historias escritas en arrabales
donde los mal nacidos callaban palabras
más la vida tenia impulso de muerte en sus manos,

habían serpentinas, caracoles de caracoles
colas de caballos pintadas,
una que otra puerta cerrada sin color,
sin alegoría de su espacio cuidado,

vive la viuda, vive en sus ropas viejas
en fotografías cuando era hija,esposa,madre,

era gris el color, gris,gris, todo gris,
grises en pensamiento gris,

una tasa vacía, trapo gastado,
aquellas chancletas usadas por el uso diario son un ayer,
de pies cansados, lomo doblado,

ya no hay visitas,
se espera algo más....
quizás vengas madre.....
o
vaya a tu estancia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal