martes, 6 de enero de 2015

Simpleza

Divisé un farol no era nocturno, ni fácil de alumbrar,
tenía la sombra de los pasos marchitos entre un camino a nada,
como siempre habían letreros con flechas y direcciones,
pero, ninguna me llevaba donde quería ir.

Inventé caminos, direcciones, vi puertas principales de hogares,
había mucha luz, luces disparatadas de colores como fuentes
que salían de mi mente,
observé filas largas filas con personas con tiquetes con números esperando su turno,
turnos irse de la tierra, esperando la muerte.

Seguí caminando sobre el césped, saltaban ojos de ellos,
ojos que miraban, ojos, ojos, todo se movía incluso yo.

No supe más nada.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal