sábado, 12 de abril de 2014

Duelo silencioso

Se apaga luz al siguiente día,
era temprano sonaban las nueve de la noche, sin comer durmió, las sabanas cubrían el ambiente,
 pensamientos se remontaban hacía la niñez, niñez seguía presente en melancolía dispersa, intima, presencial de cada dolor.

Se acostaba sabiendo que el despertar sería igual que el dormir. La estancia tranquila es más que eso, es más que muchas cosas,

es pequeña con los espacios necesarios para morir.

Aquel personaje mantenía flores secas en el agua.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal