viernes, 13 de febrero de 2015

Contemplación

Llegaron puentes caminando sobre la estepa, un giro repentino cambió la razón del caminante al sentir sombra de los ríos caminando rumbo al sol,
el sentido era otro, perdió tinte de la mañana, cambió el tinte del mal amor
sobre volando como siempre las manijas del minutero,
del espejo silencioso, de la silla mal sentada, de la cerradura olvidada, no es necesario entender decía un letrero de la lata sobre la puerta mal cerrada,
siente las manos.....

Ven que me quedo ciego, no distingo las facciones entre mis sábanas viejas ni distingo olor a leche materna que nunca tuve, no es necesario entender, ni extender corazones,
vuelve y nace, nace, muere, vuelve a nacer la plumilla de un escribiente que no lo es,
que no lo es, que nunca vuelve a ser.

El nivel cambia, para quizás entender que el camino cambia.

No me detengo en el mismo farol de luna, ni escribo en un árbol viejo mis primeros pensamientos cuando quise ser perfecto,
todo fue en vano,
caí a tiempo antes de saltar al manojo de metáforas mal escritos, más fueron la salvación del nunca quizás.

Miro en silencio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal